Auditoría obligatoria de cuentas anuales.


Se requiere una Auditoría de cuentas anuales obligatoria para empresas a las que se aplica la Ley de Sociedades de Capital (sociedad anónima, sociedad limitada, sociedad cooperativa, etc.) cuando durante dos ejercicios consecutivos presenten dos de los tres requisitos siguientes:



  • El total de activos supera los 2.850.000 euros.

  • El importe neto de la cifra de negocios anual supera los 5.700.000 euros.

  • El número medio de empleados supera los 50.


La auditoria obligatoria de cuentas anuales requiere el nombramiento de los auditores antes de la finalización del ejercicio a auditar y su inscripción registral.


Los auditores serán contratados por un periodo inicial que no podrá ser inferior a los tres años ni superior a los nueve años desde la fecha que se inicie el primer ejercicio a auditar, pudiendo ser contratados por periodos máximos de tres años una vez haya finalizado el periodo inicial.


El informe de auditoría de cuentas anuales obligatoria debe emitirse con anterioridad a la aprobación de las cuentas anuales y depositarse en el registro mercantil conjuntamente con las cuentas anuales.


Auditoría obligatoria de las cuentas anuales consolidadas.


Se requiere una Auditoría de cuentas anuales consolidadas de forma obligatoria para las empresas que durante dos ejercicios consecutivos presenten dos de los tres requisitos siguientes:



  • El total de activos supera los 11.400.000 Euros.

  • El importe neto de la cifra anual de negocios supera los 22.800.000 Euros.

  • El número medio de empleados supera los 250.


La auditoria obligatoria de cuentas anuales consolidadas requiere el nombramiento de los auditores antes de finalización del ejercicio a auditar y su inscripción registral.


El informe de auditoría de cuentas anuales consolidadas obligatoria debe emitirse con anterioridad a la aprobación de las cuentas anuales consolidadas, y depositarse conjuntamente con las cuentas anuales.


Otras Auditorías obligatorias de las cuentas anuales o estados financieros.


Las sociedades en las que concurra alguna de las circunstancias siguientes:



  • Que se dedique de forma habitual a la intermediación financiera (inscrita en el registro del Banco de España).

  • Que tengan por objeto social la actividad del seguro privado.

  • Que coticen sus títulos en cualquiera de las Bolsas Oficiales de Comercio.

  • Que emitan obligaciones en oferta pública.

  • Que en el ejercicio económico hayan recibido subvenciones superiores a 600.000 euros de las Administraciones públicas.

  • Que los servicios prestados a las Administraciones Públicas superen los 600.000 euros y supongan más del 50% de la cifra de negocio.